Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

martes, diciembre 02, 2008

Los hombres somos de martes

~ El señor sin cuello ha de vivir por quí cerca, acaba de pasar por la acera de enfrente, no mamen, visto de más lejos se parece al jinete sin cabeza, pero sin jineteo, y claro, sin cabeza.

~ Me acabo de enterar que su dejo una batería (pila o acumulador) de coche en el suelo, ésta no sólo se descarga, sino que queda inservible; por eso hay que ponerla sobre un cartón o un plástico que la aisle del suelo, obvio, cuando no esté dentro del coche, pftt.

La cosa es que en mi vida he enviado a chingar a su madre a unas 10 baterías, por la misma pendejada.

~ Nos llamó el wey de Recursos Humanos, llegaron las camisas institucionales y a cada quien le toca una, a escoger entre la azul y la blanca; la primera tan impresionantemente culera de la tela que sin exagerar parece hecha de trapo de lavacoches, eso sí, limpio; luego la blanca, estéticamente superior, de tela muy blanca y gruesa (para el puto calor que hace aquí, supongo, una de esas bromitas chilangas) con cara más amigable a la vista.

Escogí la camisa blanca, parezco lechero burócrata.

~ Estaba pensando en lo triste de ser daltónico disléxico: Se equivoca de color y de pasada lo escribe de la verga.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?