Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

jueves, noviembre 20, 2008

Escalofríos

Una señora que entró a la oficina hace rato se acaba de ir, una señora de unos 85 años, vino a arreglar no se qué asunto con una compañera, no me conoce ni nada, si acaso un saludo común y corriente.

El caso es que se acaba de ir, y al pasar por mi lado en su retirada ha puesto su mano en mi hombro derecho y con una sonrisa de esas de bruja de película, de esas sonrisas que no sabes si son sinceras o perversas, me ha dicho: -Qué dios esté contigo.

No se, me recorrió un escalofrío por la espina.

No se cómo supo que no creo en Dios, o cómo averiguó que traigo el alma triste.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?