Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

lunes, octubre 27, 2008

Mi Sociedad

Yo le tengo miedo a muchas cosas producto de la sociedad actual, una de esas cosas son las sociedades; quizá tenga que ver con el boom en los medios de las sociedades criminales, de las asociaciones militares subversivas, de las sociedades religiosas extremistas, las financieras, las mercantiles, las asociaciones estratégicas y las que nacen muertas.

Por otro lado, me gustaría asociarme con mi mejor amigo para abrir un restaurante en el que se venda comida italiana y sushi; con frecuencia ocurre que deseo asociarme en cuerpo y espíritu a la madre del hijo que tendríamos juntos, para cuidarlo, criarlo, amarlo y ayudarle a hacerse grande, todo un hombre, o toda una mujer.

En fin, ayer en la noche estaba sentado en el café, solo, no se cómo llegó a mi mente una bicicleta roja que tuve en quinto de primaria, de momento cerré los ojos y por poco menos que un instante reviví el momento que llegaba cansado a la casa por poner un bote de plastico en la llanta trasera de la bicicleta, para que sonara como una moto; recordé el sonido "cascabelozo" de la cadena cuando pedaleaba para atrás y lo bonita que se veía cuando recién la lavaba, con jabón y todo, como si fuera un coche.

Y no se dónde quedó, no recuerdo el momento preciso en que dejé de verla, tenerla, usarla; seguramente tuvo que ver que yo estaba creciendo y encontré algo mejor que hacer.

Algo mejor que hacer.

¿Y cuando quiero algo mejor que pensar?

¿Por qué no tuve la prudencia, el dinero o la cabeza para guardar todos esos objetos que ahora me traerían recuerdos tan bonitos? No lo hice, los he olvidado y no hay marcha atrás.

Haría una bodega grande, llena de estantes y pasillos, con etiquetas que dirían cosas como "mordida de pastor aleman nalga" y conservaría la jeringa de antibiótico; habría otra etiqueta, por ejemplo que diría "Primo hijoeputa" y conservaría en un congelador tipo vitrina, el trozo de hielo con que aquel cabrón me dió en la nuca casi dejándome inconciente.

Asimismo, conservaría el trozo de folder donde recibí el primer recado romántico bajo la etiqueta de "Taquicardia" o "Manos sudorosas"; y así, objetos y más objetos, con vínculo a lo triste, a lo alegre, vínculo a mi alma.

Crearé algún día la SOCIEDAD PROTECTORA DE OBJETOS INANIMADOS.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?