Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

martes, febrero 27, 2007

Writer's Blog




He estado escribiendo aquí por mucho tiempo, ya perdí la cuenta en cierta forma, en unos cuantos posts más llegaré al post número mil, en unos cuantos días más, llegaré a los 33 años, en pocos días a partir del día de hoy también estaré tomando decisiones que darán giros a mi existencia que, ciertamente, son inciertos, aunque espero sean buenos como lo tengo pensado.

Pero a veces me canso; a veces es lo más humano que puedo ser.

martes, febrero 20, 2007

En Martes

Estoy llegando a los niveles de ocio más grandes que he vivido en casi una década, es tanto que deja de estimular mi mente altamente creativa (así le digo yo, mis amigos le dicen "mente piñata" porque está llena de chinagderas).

El ocio me ha llevado a inexplicables instantes de nonsense, me he perdido en la nada de una mirada vacía por mas de 30 minutos, como doormido despierto, en el café!

He contado los tiles del piso, los días en que la chica que atiende el café trae tanga o calzón de algodón, me he dedicado incluso a inventar inventos que no sirven para nada, botellas de vino vacías para gente que no bebe, azúcar sin coca-cola.

Ni te cases, ni te embarques, ni te esfuerzes (o como chingados se escriba), ni te molestes, ni te alegres, ni te cagues, ni te sorprendas, ni te mueras, ni nazcas, ni grites, ni calles, ni tomes, ni dejes, ni te embarres.



domingo, febrero 18, 2007

Gordo tramposo

¿Estas cerdo por tanta pinche azúcar, pastelitos y tragar tanta porquería y te vale verga en realidad?
Si te vale mucha madre seguir engordando como res sonorense pero quieres que la gente te deje de estar chingando porque hagas algo con tu alimentación, no busques más, ahora tenemos la bebida perfecta para hacerlos pendejos, con más azúcar y dulce jarabe que nunca, es la nueva "Coca Cola Zero por Chapucero".

viernes, febrero 16, 2007

Aromatic for the people

Yo nunca he podido presumir de ser "leedor", leo muy poco y no estoy orgulloso de ello, sinceramente me gustaría tener más tiempo mental para leer más libros, y digo tiempo mental simplemente porque la mayoría del tiempo utilizo este para pensar pendejadas y filosofar baratamente.

Pero llegan libros a mis manos de pronto, que no puedo soltar, eso me ha salvado de ser aún más inculto o como sea que deba decirse; si el género es horror o ficción es hit seguro.

Gracias a esfuerzos de amigos, he leído otros libros que me han dejado muy buen sabor de boca, como el último que leí que se llama "Estas ruinas que ves" de Jorge Ibargüengoitia; ahora, gracias a mi primo Joaquín, estoy leyendo "El Perfume" de Patrick Süskind.

Se de buenas fuentes que es una muy buena historia, entretenida, no soy muy fan de lo que no sea horror, pero la curiosidad porque me sorprenda me gana.

Para estar ad-hoc con el contexto de olores alrededor del cual toda esta novela se desarrolla, he decido dar lectura a sus primeras páginas, de una en una, cada vez que
me siento en el retrete.

lunes, febrero 12, 2007

At the Café

Llegué al café, mi café favorito, del que soy compa del dueño, del que las nenas que atienden son mis amigas, where everbody knows my name...

Y la máquina de espresso no sirve, no hay espressos, y claro, tampoco hay leche caliente ni espumosa...

Pedí un café americano bien fuerte y ahora regreso... están calentando la leche con mi encendedor y la más linda de las nenas está haciendo la espuma con un pinche popote.

Privilegios de cliente frecuente.

domingo, febrero 11, 2007

Me imaginé...

...a un wey mexicano con ascendencia francesa por parte de padre y gringa por parte de madre que se llama Juan Toutrie Ford.

O tal vez sólo consumo demasiada cafeína.

*Corregido de descendencia a ascendencia gracias al comentario de Eve, y de la anónima.


jueves, febrero 08, 2007

La profundidad del caldo

A mi mamá le gusta que coma con ella de vez en cuando, a mi también me agrada porque siempre me cuenta cosas de sus amigas y sus parrandas, méome de la risa siempre porque la jefa tiene puras amigas que pueden ser personajes de una caricatura.

Claro, de una mujer tan liberal, tan hippie, no se pueden esperar los grandes platillazos gourmet, ahora tiene su kit de platillos a toda madre, antes, cuando era yo un niño, le quedaban malas hasta la sopas maruchán (sí, con acento), y lo único que perfeccionó en mi infancia, para mi desgracia, era el licuado de plátano con vitaminas y huevo, me lo tomaba sin respirar y apenas terminada pócima babosa corría como alma que lleva el diablo al baño a enjuagarme la boca, no lograrlo a tiempo implicaba vomitarlo, y tener que beberme otro vaso de licuado, mi madre preparaba siempre uno de más, el vaso contingente.

Así es que en la acutalidad mi mamá se desempeña de forma más que aceptable en las artes culinarias (yep, siempre suena fea la palabra), en su reducido menú se encuentran como protagonistas, el picadillo, caldo de mariscos, caldo tlalpeño, bictec ranchero, parrillada, camarones al ajillo, hígado encebollado (que me recuerda al café de mi ex-oficina) y calabazas con queso.

Hace una semana preparó caldo de mariscos (de donde le copié la receta pa cuando no hay jefa que lo haga), comimos a toda madre, y al final de la comilona me dice que ponga el caldo al fuego de nuevo, que lo deje que suelte un hervor y apague el fuego y lo tape para después dejarlo enfriar y guardarlo en la nevera para posterior consumo sin que se eche a perder. Yo atento siempre a los consejos de la sabia madre, seguí instrucciones, preguntando por supuesto las razones de tan peculiar procedimiento.

Me dice mi madre que como a los caldos se les mete la cuchara una y otra vez, y los destapas y todo eso, que es necesario hervirlos para que se, digamos "purifiquen" y poder guardarlos, si se les mete una cuchara de nuevo entonces habrá que hervirlo de nuevo.

Asumó que siendo un conocimiento que viene de generaciones atrás, que acarrea sabiduría de sepa cuantas personas, asumo el procedimiento y lo adoptaré en mis prácticas gastronomicas, a los caldos.

Ahora me tocó comer con mi madre de nuevo, esta vez, preparó bistec ranchero, le sale rechingón, hoy especialmente le quedó bastante "caldudo" pero muy sabroso como siempre.

Cuando terminamos de comer, quedó bastante en la olla, lo que hice claramente fue encender el fuego y ponerlo a hervir.

Esta es una representación de la conversación que siguió al evento de la flama y el bistec:

Jefa: - ¿PERO QUÉ HACES? -
Semidiós: - Pues ma, poniendo a hervir el bistec que quedó, para que no se eche a perder! -
Jefa: -NOOOOO, ¿POR QUÉ?, SI ESO NO ES UN CALDO! -
Semidiós: - ¿Oye pero que no me dijiste que a los caldos se les hace eso? y lo que veo si me asomo a esta olla es por mucho lo que yo llamaría "CALDO", ¿ya lo viste? las verduras y las tiritas de bistec están nadando en caldo! -
Jefa: - !QUE NO!... ¿CÓMO SE LLAMA LO QUE PREPARÉ?-
Semidiós: *voz queda* - Bistec Ranchero -
Jefa: - Bueno, pues cuando prepare algo que se llame CALDO DE BISTEC RANCHERO, LO HIERVES!, ya no me gastes gas, tapa eso y guárdalo en el refrigerador -

Supongo que tengo mucho que aprender de gastronomía... y de las pinches viejas.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?