Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

lunes, noviembre 26, 2007

Hubieras venido ayer

Cada vez que, andando por esta ciudad tamaño "jumbo" escucho que alguien dice por cualquier motivo - uuuh hubieras venido ayer... - me acuerdo de una región que de cariño le dicen Cachanilla, esa región no sólo es famosa por su historia muy francesa cuando le época de explotación minera, también por su gran población gay, la pesca del calamar, el pan - seguramente también gracias a la cultura francesa que viene de generaciones - y por su frase "uy, hubieras venido ayer".

Para un capitalino, el pueblo es poco conocido realmente, pero las referencias son incontables, uno lo llega a conocer gracias a la acumulación de innumerables "pasaditas" cuando anda de viaje por la península y se detiene inevitablemente a comprar pan - el encargo obligado de amigos y familiares al enterarse que pasas por allí -

En toda mi vida que, a la fecha quiero seguir diciendo que es corta, sólo he estado allí no más de 48 horas; en verano hace un calor infernal, en inverno hace un frío infernal también -en este caso infernal quiere decir verdaderamente malvado -

Pero la frase que me hace recordar este lugar, es increible por su arraigo y pintoresco uso.

Si llegas en agosto y te quejas del terrible calor, no tardará alguien que salga a defender el honor del calor de Cachanilla y te diga, aunque no te conozca - uuuy hubieras venido ayer, ayer sí estaba fuertísimo el calor -, si mientras caminas por el pequeño malecón en la noche, ves a los pescadores llegar con sus lanchas llenas de calamar, te acercas a uno para expresar tu asombro por la abundante pesca, mientras mueve las cajas a la orilla no chistará un instante en desairar tu asombro con un - Ja, esto no es nada, hubieras venido ayer, tuvimos que echar dos viajes de tanto calamar que había -

También, cuando se pasa por ahí, es mandatorio pasar a comer un hot-dog al carrito que esta en la plaza, son famosos porque hay unos que preparan con carne molida, muy sabrosos, sin embargo, si uno no quiere irse triste de vuelta a casa, no le vaya a decir al encargado que sus hot dogs están riquísimos, porque de haber llegado un día antes hubiera probado unos más buenos.

En Cachanilla el pan dulce es, digamos, lo artesanal, el artilugio culinario que la distingue, y es verdaderamente delicioso en todas sus formas, en ningún otro lugar de la península se encuentra competencia.

Lo truculento es cuando entras a una panadería y felicitas al panadero por las conchitas y los volovanes, si la respuesta te suena familiar, a lo mejor compraste pan de ayer.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?