Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

lunes, octubre 22, 2007

Triste

Salí esta mañana a la calle, regresé mas tarde y dormi un poco, desperté para salir de nuevo, bajo la lluvia y el frío que ya no se quita tan fácilmente al medio día; quería platicar de la lluvia que ya casi no cae y que, antes sabía cómo olvidar, ahora no puedo, la extraño todos los días.

Cuando se enteró mi padre que venía a esta ciudad me dijo - Allá llueve todos los días a las cuatro de la tarde. Sonreí, luego me platicó anécdotas de cuando se encontró a un tío postizo en un restaurante, mi padre llegó a pedir que le prestaran la cocina para cocinar medio kilo de calamar que había comprado en el mercado, el tío postizo era el gerente del lugar desde que llegó al DF, unos meses antes; me contó cuando salía del estudio muchas veces prefería no tomar taxi y simplemente caminar por horas rumbo a casa, guiado por la torre latinoamericana.

Decía que salí de nuevo a la calle, a las cuatro de la tarde, comenzó a llover en ese instante, recordé lo que mi padre dijo esa tarde que platicábamos, - Esta carne quedó muy desabrida, pásame la sal.

También estábamos cocinando.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?