Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

viernes, octubre 12, 2007

Superficial asunto

Soy vanidoso, pero no tanto como aparento, mentiría si dijera que no me interesa que las morritas me encuentren atractivo o guapo y todo eso que es así, digo, ¿a qué hombre no le parecería correcto?.

Bueno, la cosa es que mi vanidad rebota en los adentros de lo normal, como pruebas hay muchas, la principal es la dona de manteca que tengo en lugar de cintura, la preocupación por mi figura no ha alcanzado para más que sólo mantenerla a raya y que no crezca más, soy un fracaso pero no lo encuentro preocupante.

Tocando el tema del físico he encontrado un detalle muy curioso y que veo puede ser un problema psicologico, snif

Los hombres no nos preocupamos por tener buena nalga, a las chicas les gusta ver hombres con buen trasero, pero simplemente nosotros aceptamos el que tenemos y jamás haremos algo por mejorarlo realmente.

Si las tenemos buenas, es chido, si no, pos no y se acaba la discusión. Personalmente la parte de mi cuerpo que me tiene más conforme son mis piernas, hice mucho ejercicio por mucho tiempo cuando patinaba (en skateboard) y creo eso fue lo bueno que me dejó al final además de huesos rotos y articulaciones que hacen "pop". Pero no, no me veo nalgas, nunca las veo y considero sinceramente que no hay nada que comentar más que su ausencia.

Una amiga me dijo que le gustan mis nalgas, que sí tengo, y algunas otras amigas otras veces me han querido convencer de que si "lleno" los pantalones, blah.

Me rindo ante esas afirmaciónes de mis amigas, prefiero creerle a ellas que mi aparentemente distorsionada apreciación; a fin de cuentas el trasero lo aprecio en ellas, en nadie más.

Una de dos, me mienten porque me quieren, o dicen la verdad y padezco de Nalgorexia.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?