Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

miércoles, octubre 10, 2007

Reality Be

Hace un mes aproximadamente en este departamento, en el que vivo con otros dos weyes, dos situaciones desafortunadas ocurrieron:

El viernes al mediodía nos quedamos sin televisión, se la llevó el dueño a un año de haberla olvidado después del ultimo partido de la selección mexicana durante el mundial.

El viernes en la tarde se fue internet para nunca volver (era robada de una señal inalámbrica abierta y no encontramos al dueño para reclamarle).

Por cuestiones de la vida de cada uno, no coincidimos en el departamento mas que avanzada la noche sólo para que cada quien se fuera a jetear.

Fue el domingo cuando ya despiertos los tres y alargatados en la sala notamos que llevábamos tres horas conversando y compartiendo anécdotas, chistes y sentimientos.

Hubo una pausa, nos miramos uno al otro, otro al uno y viceversa.

Uno tosió, otro se rasco la nuca y el último suspiró.

En los 10 minutos siguientes, en un clarísimo ejemplo de "acuerdo tácito" encontramos la manera, el dinero y los ánimos para salir a comprar una televisión inmediatamente y el lunes contratar internet.

A veces el orden, la armonía y la estabilidad de la relación entre estos tres humildes mortales se basan en la comunicación personal limitada gracias a la comunicación masiva ilimitada.

De nuevo todo regresó a la normalidad que acostumbramos; pláticas previas y posteriores, nunca de otra manera, claro, sí, en ocasiones especiales, cuando bebemos.



This page is powered by Blogger. Isn't yours?