Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

sábado, julio 14, 2007

My Love Life

Ahora veo las pequeñas bolitas flotar en resortes guindas generando sonidos de circo retro y destellos que no había visto antes, son como si vinieran de otra galaxia, enviados como señal de una próxima conquista estelar por parte de otra raza de seres, huelo el jazmín y azahares, aromás traídos por el viento que entra por la ventana Oeste de mi estancia por donde entra el sol del medio día adornado con tonos en gris de las nubes que quieren dejar caer su agua en cualquier momento; cierro los ojos e imagino que parpadeo lento como el paso de una tortuga Galápago en la caliente arena de la isla, imagino que soy el pasajero en un coche con música que no había escuchado antes pero que me llena de éxtasis, miro como la carretera nunca termina hasta llegar al horizonte al que no quiero llegar nunca porque respiro aire que huele a tierra mojada y en mi rostro golpean las gotas de llovizna con aroma a monte fresco y ciruelas frescas.

Vienen a mi mente las miles de noches en que cuando era un pequeño niño mi madre o mi padre me cobijaban en cama, llegan a mi cabeza la textura de aquellas sábanas recién lavadas pero secas, y la sensación de despertar sin tener ninguna responsabilidad, siendo feliz y con la única tarea a mi discreción de jugar con tantos y tantos juguetes que recibí constántente a mi solicitud, porque era buen niño.

En mi oído están todas las bonitas palabras que me han dicho todas esas personas que han muerto y que he adorado de una u otra manera, recuerdos, vuelos, aterrizajes, acuatizajes y hasta alunizajes presentan en mi mente no un album, un catálogo de emociones imposible de describir e imposible de comparar con ninguna inauguración de olimpiadas o mundial de fútbol o, de ser el caso, entrega de grammies.

Tragos de whiskey, agua fresca cuando el sol apura la desesperación, cosquillas en la garganta de esa bebida gaseosa que tardaron en traer a la comida, vodka hecho miel en el congelador, dinero en tu bolsa que no sabías que tenías y un regalo en tu cumpleaños que tú mismo olvidaste, el calor en la boca, el sabor y ese color oscuro inigualabale en el fondo de una taza de cerámica del color más serio del mundo conocido.

Ya compré café.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?