Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

lunes, diciembre 11, 2006

The Happening

Llegué a la fiesta en el bar, un amigo mío y su banda con la que toqué hace un par de meses estarían tocando, la cerveza estaba a 15 pesos y había gente de todo, me gusta cuando hay gente desconocida, siento por un momento que no estoy en una ciudad donde todo mundo se conoce.

Fui al baño, luego por una corona bien helada, salí al patio del bar, y allá, en aquella mesa, allí estaba ella sentada, con su cabello rubio, cortito, sus lentes de armazón negro, su sonrisota y su rostro de nena chiquita.

Los hombres podemos ser insensatos muchas veces, y tal vez alguna vez hemos intentado conquistar a una chica lesbiana, tratar de que vuelva a jugar en nuestro equipo, por hermosa y encantadora; pero yo jamás he intentado nada con ella, asumo el gran obstáculo que existe entre ella y yo, y me dedico, cuando la encuentro, a verla discrétamente de lejos y disfrutar su hermosura.

Históricamente, me he dado cuenta que, cuando coincidimos en algún bar, o en la calle, muchas veces la he sorprendido a ella viéndome a mí, antes de que yo siquiera haya notado su presencia, me lo han dicho quienes me acompañan, imaginé siempre que la causa es que si alguna vez me cachó mirándola con insistencia, entonces piense "allí está ese wey otra vez!"

En esta fiesta allí estaba, con su novia, la vi, pero quise ser muy discreto, sin embargo noté que ella me habia visto antes y parecía que su novia no sabía que me volteaba a ver, raro.

Nunca la había tenido a menos de un metro de distancia de mí; se levantó al baño y pasó a mi lado, me volteó a ver a los ojos y sin decirme nada vi en su mirada algo extraño.

Siguió la noche, olvidé un rato de la chica lesbiana y preciosa que tanto me gusta desde hace tanto tiempo, y poco rato antes de largarme de allí con el resto de mis amigos, ella se levantó con su chica, avanzaron hacia mi para pasar a mi lado rumbo a la salida, ya se iban, pasó primero su chica y luego ella pasó, la vi por un momento, ella me volteó a ver subiendo su rostro hacia el mío, se detuvo un instante viendo que su novia se perdiera entre la gente al frente de ella y de pronto sucedió algo que me llenó de escalofriós la piel, o cosquillas o no se qué chingados fue:

Volteó de nuevo a verme, a los ojos, me tomaba mano izquierda apretándola firmemente, se para de puntitas para alcanzar mi oído para decirme:

- Tú eres el único hombre que me ha gustado, neta, gracias por aparecerte de vez en cuando a mi alrededor -

Me besó rápidamente en los labios para no ser cachada por algun conocido, me dió un apretón más en mi mano, y me dijo "chau".

Etiquetas:


This page is powered by Blogger. Isn't yours?