Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

miércoles, octubre 25, 2006

Acanelada


Hoy fui al café de siempre, cuando me sirvieron mi latte con doble espresso, fui a la barrita que tienen donde terminas de preparar tu café con especias, lo revuelves, le pones la tapa y tomas servilleta.

Hoy cambiaron el "canelero" (como salero pero con canela en lugar de sal) por uno más grande del ancho de una taza y hoyos más grandes, no tomé importancia a este cambio y, ciertamente, tampoco tomé importancia a la señora que estaba sentada inmediatamente a mi lado izquierdo muy cerca dándome la espalda; tomé el canelero y en un segundo de distracción e ímpetu canelero sacudí con tal fuerza la madre esa y salió literalmente un puñado de canela, veloz y certero al pelo de la señora en una casi invisible nube producto de la colisión pelo/canela.

No se dió cuenta, me aguanté la risa y las ganas de darle un zape muy duro para quitarle el fino polvo café, me senté, y seguí mi rutina.

La señora, aun sin darse cuenta del incidente, actuaba medio raro, subía y bajaba la voz de la nada y hacía comentarios en voz alta bastante disparatados, hasta su interlocutor la veía con ojos extraños.

Cualquiera que la escuchara y luego viera el manchón de canela en su cabeza, pensaría qué, con justa razón, el ladrillazo en la nuca fue la causa de su demencia.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?