Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

jueves, abril 20, 2006

Lighter and gentlemen!!

Después de indeterminadas ocasiones de cierta frustración en virtud de esúpidos intentos de autoengaño, he lanzado al cesto de la basura un pinche encendedor colo azul que en lo más recóndito de mi mente, me tenía hasta mi puta madre.

Tal vez sea un asunto general, no lo se, creo que más bien es un asunto entre los que fumamos (lo que fumemos) habitualmente, pero no deja de ser un fenómeno extraño.

Ese puto encendedor azul, de los Bic grandes, se quedó sin gas no se hace cuantos meses, y allí andaba rondando por mi cuarto, unas veces aparecía en la mesa al lado de la cama, otras al lado de la computadora, incluso bajó al baño sin saber cómo, claro siempre sin gas, inútil.

Durante todos esos meses, desde el primer momento en que se incapacitó el encendedor para encender mis Camels Filters, lo arrojé por ahí, pero cada vez (aun sabiendo su penoso handicap) que necesitaba encender un cigarro y no hallaba fuego me topaba al pinche encendedor azul bic de los grandes sin gas y lo tomaba con mi mano derecha para accionar la rueda roñoza contra la piedra esperando que por gracia de algún santo, mago o genio de pronto una flama saliera producto de un gas que tiempo antes se había agotado. Lo volvía a tirar por ahí.

Y lo volvía a encntrar esperanzado de exactamente lo mismo que la vez anterior.

¿Cual es la causa de que suceda es Bypass de la razón para que mil veces recurra al mismo encendedor sin gas para encender un cigarrillo? no lo se, es increible pero ocurre en todas las sociedades, religiones (en las que dejan fumar), edades, sexos y preferencias gastronómicas.

No había alcanzado semejante reflexión si no es porque en estos meses que han pasado he sometido al escrutinio del comportamiento de individuos en mi cotidiano alrededor que son fumadores, en pocos días noté como mas de dos de ellos caían en la tierna trampa de la esperanza del encendor sin gas, inverosimil.

¿Causas? Pueden ser muchas, pero las principales pueden venir desde la hueva de levantarte por el encendedor que sí sirve, pasar por la desesperación de no encontrar nada que expulse flama, hasta llegar a la simple, llana y babosa esperanza de un milagro y poder contarlo a los futuros nietos.

Sería como si tu coche se quedara son gasolina y regresar en media hora a ver si ya arranca, es pendejo, pero de alguna maner si se aplica a los encendedores es algo permitido y no visto como una estupidez.

Conclusión:
Bic no sabe fallar, el que sí falla y le vale verga es el humano.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?