Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

viernes, diciembre 30, 2005

Triste realidad.

Me tomo mi cognac que está muy sabroso mientras me siento a descansar de ayudar a mi jefe en sus pasatiempos carpinterísticos, luego, suena el timbre, me asomo con extrema precaución, astucia y dos que tres pizcas de audacia cuan espía de película de James Bond (recorro poco la cortina porque estoy medio lejos y me dió hueva levantarme).

Eran un pequeño grupo de religiosos de esos que van esparciendo su palabra de puerta en puerta, repito, respeto las religiones y sus seguidores mientras no sena fanáticos y sobre todo respeten el derecho de los demás a creer en otra cosa distinta, pero ese bisnes de rondar una colonia a pie así está medio complicado.

Obvio no les abrí, el simple hecho de abrir para decir que no puedes recibirlos desata cuando menos cinco minutos de buscar como volver a decir que mejor busquen en otro hogar.

Otra cosa, lo que me hizo reflexionar algo muy interesante, estas personas tocaron el timbre por tres minutos, CADA UNA!!!!

Por fin se fueron.

Pienso ahora que ya no quieren convertir a nadie, ni evangelizar o como se llame a actividad que despempeñen de acuerdo a su creencia religiosa, no, no es eso, total nadie les abre la puerta...

... lo que realmente quieren, es sentarse un ratito nomás.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?