Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

martes, diciembre 13, 2005

Mis prisas y la paciencia aparente

A cada rato, aquí y allá, alguien me dice que admira mi paciencia, la serenidad con la que tomo las situaciones desesperantes, yo sonrío con alta modestia y digo: - no es nada, todo está en la mente -

La verdad es que me tienen hasta mi puta madre que me digan que admiran mi paciencia, hijos de puta si supieran.

Esta mañana traigo la lengua como estopa por culpa solamente de mi impaciencia. No habia nada de cenar, bajé a la cocina a prepararme una sopa de fideos de sobre (la sopa venía en un sobre, los fideos están hechos de otra cosa)

Hirvió esa chingadera y yo me cagaba de hambre, apagué la estufa (y también un trapo que por pendejo dejé cerca del fuego) y me serví sin esperar, a la primer cucharada me quemé la lengua ojetísimo, se me pasó, y seguí quemándome hasta que acabé el plato.

Me desesperan las personas que utlizan los cajeros automáticos com si estuvieran en un café internet, navegan todas las chingaderas hasta que le atinan.

Me cagan esas personas que por más que quieren (y presumen de poder hacerlo) nomás no logran expresar lo que desean y sólo complican mas los argumentos.

Me hacen perder la paciencia y total respeto los pendejos que en las reuniones no hacen otra cosa mas que interrumpir a todos porque ellos también lo han hecho, les ha sicedido o lo están planeando, me desesperan los "attention whores"

Me hace perder la paciencia que estoy escribiendo aquí y reinciden en distraer mi atención en ocupaciones triviales de oficina. pfff

* Estaba muy desesperado por tomar café, ya sentía que me dolía la cabeza y hablaba escurrido, fui por uno al oxxo... me quemá la lengua de nuevo, y así me lo estoy tomando, no tengo paciencia.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?