Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

lunes, noviembre 14, 2005

Jugando con fuego

Históricamente el fuego y su servidor no han sido los mejores amigos, cuando niño era fanático de los "cuetes" (ahora de grande ya no los compro, los cuetes me los pongo) como los que llamabamos "chifladores", "palomitas" y "martillos", eran baratos y no me detuve hasta que fueron ilegales y las manos quemadas, también jugaba a quemar galones de plástico que elevábamos del suelo con un palo para ver cómo las gotas del material fundido caían a la tierra como estrellas incandescentes, zumbando en su camino al bombardeo de hormigueros y cuánta cosa se nos atravezara, hasta que se me hizo un hueco en un dedo con plástico hirviendo.

Me gustaba quemar cosas, a todos los niños les gusta quemar cosas, es parte de la magia de descubrir que esa madre quema más chingón de lo que crees, así pues también quemé el comedor completo de la casa de mis abuelos, tal vez allí fue cuando decidí relajarme y optar por un deporte mas estable y apagante como pistolas de agua.

No es por echarle la culpa al fuego, la neta no tiene ningún pedo, el pendejo por quemarse o casi quemar a sus abuelos he sido yo y nada más.

El fuego quema. Y ya!

Siempre que veo a gente que usa el fuego para algun espectáculo me da risa, no me impresiona y nomás estoy esperando el momento en que se quemen el culo o la jeta para que se les quite la mañita y se den cuenta que el fuego ya no impresiona, sólo se ve bonito como cualquier otra cosa y es utilitario, punto; cocina la comida, quema tabaco, quema el pelo de pendejos en fiestas de cumpleaños, calienta el agua para el café, impulsa vehículos, da electricidad, quema flatulencias, los pelos culero de Michael Jackson y se sabe de buena fuente que a los naufragos les hace un parote, bueno eso entre otras cuantas cosas...

Tal la cosa aquí no es redescubrir la naturaleza quemamona del fuego, sino que reflexiono que el fuego está medio sobrevalorado, es correcto asumir su potencial destructivo, eso está bien, es correcto asumirlo como símbolo astral, religioso, espiritual, ritual, pagano, cobrano o como chingados se tome... pero NO para impresionar.

La próxima vez que pase un motociclista por un aro de fuego, que no se proteja ni bañe de gel, ni se llene de vendas mojadas ni nada, si va protegido a quién quiere impresionar si sabe y sabemos que no se va a quemar?, es más peligroso que se de un putazo en la moto, que atraviese (o como chongados se escriba) el puta círculo ardiendo, pero en truzas a ver si es cierto, así sí me impresionaría.

Al que camine sobre fuego, sobre esas piedras incandescentes, aguantese puto no que el fuego te la pela? Hay que decirle, de perdida, que cuente hasta 100 antes de salirse de las brasas, aunque cuente lo más rapido que pueda, se la pela; entonces sí me voy a asombrar.

Al que juega con unas boleas o cuerda con bolas de fuego o al mamoncín que baila con palos con las puntas ardiendo, esos que les gustan mucho bailar en los "Raves" uuuts bien saaaaaaaaaaaaicos... sí, se ve bonito, pero no impresionan, no esperes un "uuuuuuuuhhh que valiente, con fueego!" mas miedo me da que me tumben el vaso de pisto en una pendejada, a la cuerda mejor por qué no le ponen una bola de plomo con picos? a ver si ahora no te da miedo que se te vaya la onda y te golpees un huevo o el cuello... así si me impresiono.

Así, en ese mismo sentido, todo lo demás que se me ponga enfrente con ánimos de impresionarme.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?