Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

jueves, octubre 27, 2005

Inguia... Zombies!!!

Soñé que mi ciudad la invadían Zombies, de pronto tuvimos que cerrar la casa para que no entraran los muertos vivientes que merodeaban las calles.

Todo lo que ocurre en el sueño es basicamente lo que ocurriría en cualquier otro sueño de zombies o en una película del tema, lo culero fue que llegó el momento en que estabamos perdidos por completo, la casa totalmente rodeada de miles de ellos, iban a entrar no había duda, así que los que quedábamos vivos y sanos decidimos que preferíamos suicidarnos antes de morir a mordidas viendo como nuestras tripas y dedos son masticados por seres sobrenaturales-que-sepa-cómo-le-hacen-para-violar-tantas-leyes-naturales, así que cuando comenzó la invasión doméstica de los estaba-vivo-morí-pero-siempre-no cada quién corrió hacía algún lugar de la casa que era muy grande, corrimos por estar en un lugar sanos y salvos para poder suicidarnos (que raro suena), yo había perdido mi daga, no teníamos armas de fuego para hacerlo rápido, así que opté por cortarme la yugular (o como chingados se escriba), sólo que ahora lo tendría que hacer con un trozo de botella que había recogido en mi huída por la muerte.

Los zombies ya dejaban oir sus pasos cerca de dónde estaba, creo que era como un medio baño (aproveché para ver como es un retrete por dentro con corte transversal), el caso es que jamás había sentido algo parecido.

Sentí como el cristal entraba la piel de mi cuello, cómo insistía una y otra vez por lograr cortar y penetrar hasta la arteria, me veía en el espejo y los cortes eran cada vez más profundos y la sangre no brotaba, no escapaba aún de mi cuerpo como la de los toreros cuando reciben una cornada en la arteria del muslo o como cualquier víctima de Jason... sentí el ardor en todo mi cuello, era sólo sangre derramada por los cortes, me frustraba y los hediondos humanoides ya casi entraban.

Un corte más... brotó un chorro increible de sangre caliente que ya no me dejó ver bien en el espejo, por fin, pero... ¿por qué no estoy muriendo?

*Miedo, asco, dolor e incertidumbre nunca habían estado juntos en una pesadilla. Fue tan complicado mi sueño anoche que tengo toda la mañana con dolor de cabeza.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?