Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

miércoles, septiembre 14, 2005

Rancho suspense

Cuando te das cuenta que vives en un pinche rancho retacado de mojigatos y gente que no tiene nada que hacer mas que estar chingando sin beneficio, com deporte, ahhhhhh la clásica vida de una comunidad pequeña y aburrida.

En el programa de radio matutino, el obligado, ese que el 90% de la población sintoniza porque no hay otra estación de noticias locales, el sobrevaluado locutor anuncia de una llamada de auxilio: Un señor o señora perdió a su perro en la colonia xxxxxx, es un French Poodle que responde al nombre de "José".

Primero, el Locutor hace un comentario SMART ASS sobre el nombre del perro, preguntando retóricamente a quién se le ocurría ponerle "José" a un perro.

Hasta allí uno nomás dice con una sonrisa de lado: "Que te valga verga wey, cada quien le pone el nombre que le venga en gana a su perro, pinche mamón"

La cosa no paró allí, sino que se comenzaron a recibir llamadas de personas que se sentían ofendidas por que el perro se llama "José" que no eran católicas pero que sentían era una falta de respeto que llamaran "José" a un perro!!

Me es dificil de concebir que se establezcan vínculos tan bizarros con los nombres de estos cuates protagonistas bíblicos, tal vez porque siendo arreligioso vivo rodeado de católicos creyentes que no se azotan y dejan a la gente ser y estar.

No creo tampoco, que José, ESE JOSÉ el famoso actor bíblico, sea el que inventó el nombre, seguramente ha de haber habido muchos "Joseses" antes que él y seguramente al mismo José no le interesaba no tener un nombre exclusivo, José era una buena persona sobre todo con sanidad mental con estandares espirituales que iban seguramente mas allá de buscarse un nombre chingón.

Por qué a tanta gente sin ocupación vive del deporte de joder? Qué extraño alimento espiritual el interponer sus palabras para hablar por Don José en el indignado reclamo de la naturaleza humana de su bello nombre?

Sin duda, este tipo de efectos sociales son los que aun se pueden observar en comunidades aun muy herméticas, será parte de lo pintoresco de mi pueblo, será, pero siempre es molesto.

Faltó saber el nombre de las personas que llamaron por teléfono a la estación de radio: José y Josefa.

Yo tuve un gato al que le puse el mismo nombre de mi padre: "Miguel", y no la hizo de pedo... ni tampoco la hizo de pedo mi padre.



This page is powered by Blogger. Isn't yours?