Get your own blogNext blog
Image hosted by Photobucket.com

lunes, diciembre 22, 2008

Nuevo sitio de Semidiós

En unos segundos serás redireccionado a mi nuevo sitio, si por obra de la suerte o alguna pifia cósmica no sucede así, entonces dale click al link aquí abajo:

http://semidios.net


martes, diciembre 09, 2008

Huevos y cosas de dioses

Hoy me levanté temprano, hoy fue el desayuno de la oficina en  un salón de un hotel; pero al evento sí llegué tarde, de por sí no desayuno temprano mucho menos acostumbro desayunar con toda la bola de individuos de  mi oficina en una formación de mesas en herradura que más que alimentarme para cortar el ayuno se siente uno miembro de Suprema Corte de Justicia - pero a lo bestia, claro -

El kit completo fue sencillo pero no raquítico sino bien servido y bien preparado; café, jugo de naranja natural y fresco, un platillo de frutas con queso cottage (o como chingados se escriba) y una cereza on-top generósamente servidas, yo le cambié la papaya a mi compañera de al lado por el queso cottage (idem) y eventualmente le chingué también los melones.

El omelette es lo que me causó curiosidad, para empezar lo hicieron como con tres huevos, mínimo porque parecía guante de "filder"; pero vamos al fondo - relleno, diría yo - de el omelette: estaba cubierto con champiñones y queso, lo mismo que por dentro sólo que en menor cantidad, por dentro, el doble de queso y de hongos.

Semidiós: - ¿Oiga joven, de qué está relleno el omelette?
Mesero: - De lo que tiene por fuera, señor.

~~

Yo no podría ser Dios, pues ahora mismo dejaría todo a un lado por hacer feliz a sólo una persona.

~~

viernes, diciembre 05, 2008

Pensando

Qué crudo ando...

... y precísamente hoy tengo que quedarme tres horas más en la oficina, en viernes, crudo y malhumorado... "malhumorado"---> mal+humor+morado=malhumorado es decir = estar morado de lo malo que se trae el humor.

Necesito traer mi taza a la oficina, que me han prestado una y la verdad está muy pinche fea, hasta el café sabe distinto.

* Mensaje para ti que ya sabés quien sos: Te echo de menos y te dejo un chiste de esos malos que luego me da por inventar: Buzón no es un tío que usa traje y aletas extragrandes.

Update: I need a break from myself.

jueves, diciembre 04, 2008

Mente en otro lugar

 - Señorita, entonces  así ya podré configurar mi correa de cuento electrónico?

~silencio al otro lado de la línea~

~se suelta una carcajada entrecortada~

- mfmjmfmfmfmJMJMJMFJM FJMFJFM... JAJAJAJAJAJA. ~tapa bocina~

- Señorita?

~click~

martes, diciembre 02, 2008

Los hombres somos de martes

~ El señor sin cuello ha de vivir por quí cerca, acaba de pasar por la acera de enfrente, no mamen, visto de más lejos se parece al jinete sin cabeza, pero sin jineteo, y claro, sin cabeza.

~ Me acabo de enterar que su dejo una batería (pila o acumulador) de coche en el suelo, ésta no sólo se descarga, sino que queda inservible; por eso hay que ponerla sobre un cartón o un plástico que la aisle del suelo, obvio, cuando no esté dentro del coche, pftt.

La cosa es que en mi vida he enviado a chingar a su madre a unas 10 baterías, por la misma pendejada.

~ Nos llamó el wey de Recursos Humanos, llegaron las camisas institucionales y a cada quien le toca una, a escoger entre la azul y la blanca; la primera tan impresionantemente culera de la tela que sin exagerar parece hecha de trapo de lavacoches, eso sí, limpio; luego la blanca, estéticamente superior, de tela muy blanca y gruesa (para el puto calor que hace aquí, supongo, una de esas bromitas chilangas) con cara más amigable a la vista.

Escogí la camisa blanca, parezco lechero burócrata.

~ Estaba pensando en lo triste de ser daltónico disléxico: Se equivoca de color y de pasada lo escribe de la verga.


viernes, noviembre 28, 2008

Sensatez evolutiva

Anoche mientras me empinaba quizá -porque jamás las cuento - la décima cerveza y mientras veía a tanto primate estúpido alrededor mío, me puse a pensar que yo también soy medio mercenario de mi propia existencia.

La causa directa es que la mayoría de las cosas que hago, las hago soñando. Aquí quiero hacer notar al lector que no se debe malentender esto de ser soñador que siempre ando buscando cómo hacer realidad mis sueños, la cosa es que nomás uno avanza a como las circunstancias lo dejan.

Claro, luego sueño cosas bien grandes, grandiosas, y grandotas; de las dos, pues.

A veces soñar mucho provoca sensaciones raras al voltear hacia atrás y sentir que no se ha concretado nada; personalmente llevo un buen record de sueños cumplidos.

Nomás que no paro de soñar.

Por otro lado estaba pensando que, conociendome como soy, si la primera civilización, el primer grupo de humanos fuera digamos... un grupo de yos (o sea de mi, pero muchos, igualitos, hombres y mujeres) lo que pasaría es que ahí hubiera quedado este asunto de la evolución del hombre.

No hubieramos llegado a la quinta generación, tal vez sexta. Se hubieran acabado las frutas, y los bichos, los rayos en las tormentas seguramente acabado con más de dos; otros cuantos ahogados con los arroyos o inundaciones, la mayoría muertos de no aprender que una gripe es de quedarse en la cueva alejado del frío, muertos en el fondo de precipicios, barrancos y cualquier variedad de zanjas, nomás por ir volteando para otro lado.

Y si, digamos que hayamos sobrevivido a esos años de oscuridad cognitiva - en la pendeja, pues- al final de los tiempos de mi civilización la única aportación al resto de la humanidad, habría sido la pedrada.


martes, noviembre 25, 2008

Soy fan de...

La lluvia de invierno o en la playa, la que cae cuando viene una tormenta tropical; un buen café, helado o caliente pero simplemente bueno; mi brazo entumido porque toda la noche ella durmió y rodó sobre él; tomar la primera cerveza y sentir que me cae tan bien que puedo tomar todas las que vengan; una tarde en la que sienta que nada me preocupa, una de esas tardes en las que siento que soy infinitamente feliz; la sonrisa de una bonita desconocida; de los zumbidos del messenger; de usar emoticones; jugar a que la vida es fácil; ver fotos antiguas de gente conocida, de mi; viajar de pasajero en la carretera y sacar la mano jugando al avión; dormir en la arena de la playa en el pacífico; despertar recordando que lo último que hice antes de quedar dormido fue que sonreía; encontrar amigos de mi infancia por la calle y que me reconozcan; saber que la suerte le da buena cara a las personas que quiero; vomitar de ebriedad sintiendo que alguien cuida de mi; todos los momentos que me hacen decir - ¡de la que me salvé!; los días de invierno en que no debo levantarme temprano; los huevos rancheros que se preparan en mi tierra; el shoegazer; los 90's; un abrazo inesperado; llorar de alegría; una buena película de horror; carcajearme; el primer sorbo de café por la mañana; una muestra de cariño de un animal; la vista de Tijuana desde la terraza de mi casa; una larga charla con mi padre mientras tomamos whiskey con agua; comprarme un gadget nuevo; de la risa de mi madre; y de vez en cuando, soy fan de sentirme solo.

Como esta noche.


Remembranzas

Este soy yo, serenado haciendo como que nada me importa, bebiendo un café caliente bajo los rayos del sol de agosto, sentado así he esperado mil veces mil cosas, levantando mi mano derecha para apurar un sorbo.

La fórmula no ha fallado mucho, tarde o temprano llegan cosas buenas mientras estoy serenado haciendo como que nada me importa, y cuando no llega nada, no hay problema, sólo me levanto, y prosigo mi día haciendo como que todo lo demás me importa.



jueves, noviembre 20, 2008

Cuello

Estaba  cómodamente chingándome una birria bajo el toldo del carrito birriero, tan agusto. Ya casi acaba noviembre y es caso que no se enfrían los días; el birriero tiene la costumbre - ya hecha fama - de servir la birria en ebullición, y a la hora que llegué, creo, las 9 de la mañana o algo así, la sirve tan caliente que cuando terminas de desayunar se te ha calentado la morralla en los bolsillos.

El caso es que estaba elaborando un complicado - por lo frágil de la tortilla - taco de lengua con sesos cuando por un lado de mi pero tirándole a por enfrente, pasó un señor que, lo digo de verdad, con todas las ganas de plasmar aquí mi veldá, qué, no tenía cuello.

Así es, casi frente a mi pasó un señor al que no se le distinguía cuello alguno, no vestigio de que hubiera estado allí, los comensales, el señor birriero y su cajero/garrotero/cortadordelimones nos quedamos pasmados, unos con el taco a medio despanze camino a la boca, otro con el cucharón derramando de vuelta a la olla, el ayudante contando billetes sin ver -ni contar-; fue un espectáculo muy muy raro, todos nos quedamos quietos, esperando que este señor sin cuello realizara una acción ante la cual fuera menester tener un cuello.

No volteó la cabeza, no se agacho, no miró al cielo, no pudimos explicarlo.

Pero de los presentes, todos hemos al final opinado que ese señor simplemente no tenía cuello.


Escalofríos

Una señora que entró a la oficina hace rato se acaba de ir, una señora de unos 85 años, vino a arreglar no se qué asunto con una compañera, no me conoce ni nada, si acaso un saludo común y corriente.

El caso es que se acaba de ir, y al pasar por mi lado en su retirada ha puesto su mano en mi hombro derecho y con una sonrisa de esas de bruja de película, de esas sonrisas que no sabes si son sinceras o perversas, me ha dicho: -Qué dios esté contigo.

No se, me recorrió un escalofrío por la espina.

No se cómo supo que no creo en Dios, o cómo averiguó que traigo el alma triste.


jueves, noviembre 13, 2008

Escribir

No se sabe aún a ciencia cierta cuáles son las reglas perfectas en el arte de escribir, sean novelas, cuentos, guiones o simples pensamientos, no hay lineamientos.

Unos podemos suponer que lo mejor es solamente escribir lo que piensas, pero sin pensar; como si fuera un estornudo, un bostezo, rascar una comezón isoportable... una cuestión natural.

Por otro lado, hay quienes piensan para escribir lo que piensan; personalmente eso lo veo bien igualmente, quizá no es mi forma de hacerlo, tal vez porque sólo pienso historias cortas, soluciones para el día de mañana y, cuando futureo mucho, soluciones pequeñas para mañanas distantes.


miércoles, noviembre 12, 2008

Quemaduras monetarias

Es miércoles ya, y las cosas no pintan mejor, de hecho, hoy están ligeramente peor que ayer, porque saben? no me gusta contarles todo, así que decir "ligeramente" es suficiente dosis de realidad para mis lectores cibernéticos. Los que me conoces más de eso, pues, ya saben cómo soy y supongo, por eso me quieren.

En fin, voy a la tortería a comprarme, sí, una torta, están baratas y no venden sólo tortas sino hamburgruesas, desayunos y comidas. En fin, me han puesto una salsa recién echa, en una madrola de esas tipo biberon que se usan para el ketchup y todo eso que es así.

Estaba tan caliente la madre esa que el plastico estaba demasiado aguado y al tomarla se dobló todo el bote y he chorrado salsa hiviendo en mi otra mano, menté madres y ahora traigo una marca roja que arde, alcancé a quitarmela y detener un poco la quemada.

Al pagarle a la señora que se disculpó por la ineptitud de la pendeja que me puso la salsa hirviendo, al darme el vuelto retira un billete de veinte comentando que este tiene un agujero, menciona que me lo cambiará por uno de los nuevos billetes plastificados que dice el Banco de México, duran más.

Por mi que hagan los billetes de bolsas del oxxo, que duran más? mis huevos duran más: Cuando los billetes duren más, EN MI PUTA CARTERA... entonces, habrán tenido éxito.

Mientras, que les den.


lunes, noviembre 10, 2008

All mixed up

Pinché en "Nueva Pestaña" y me quedé jetón.


Naturaleza sabia

Tenemos dos ojos, dos orejas, dos manos, dos pies, dos orificios nasales, dos nalgas, dos huevos o dos ovarios según sea el caso, dos riñones, dos pulmones y así viene una rica historia de simetría que la maravillosa naturaleza nos ha regalado para que funcionemos bien.

Pero otras cosas nos vinieron únicas en el kit orgánico; un pene o una vagina, una cabeza (en ocasiones con su respectivo cerebro dentro), una boca y un corazón.

Seguramente no quizo darnos doble de estos, para que no la cagaramos tanto, según ella.


jueves, noviembre 06, 2008

Retrete

El retrete de a oficina tiene un detalle, ni la tapadera ni el asiento se pueden sostener arriba, sin embargo tampoco se caen inmediatamente.

El estress, la prisa, el descuido o simple y llana pendejez siempre evitan que tome medidas al respecto, de tal suerte que, al momento de soltar el chorro del alivio, se vienen abajo de golpe, como impulsadas por una fuerza más fuerte que la gravedad.

En fin, he tenido episodios simpáticos que rayan en lo cómico.

1.- Dejar todo orinado, asiento, tapadera y un repasón en el despósito de agua por no cortar el chorro a tiempo.
2.- Siendo su servidor diestro, y siendo el baño algo pequeño, atrapar las madrolas esas con la mano izquierda a tiempo antes de interceptar el chorro en el ángulo en el que me encuentro parado, resulta en una posición extraña que a derivado en evitar mojar de nuevo los aditamentos antes descritos, no teniendo éxito por el contrario, en evitar mojarme la mano o la manga de la camisa.

* La primera vez que me ocurrió no conseguí  ni cortar ni cachar nada, ese quizá no fue simpático. Supongo parte de no cortar a tiempo el chorro es porque para cuando voy ya llevo mas de tres tazas de café y una coca cola zero, además del hecho que no lo hago sino hasta que las ganas de orinar son casi incontenibles, de ahi que cuando comienzo cierro los ojos en un catártico instante de alivio.


miércoles, noviembre 05, 2008

Sin título

Estar debajo del sol,
debajo del agua del mar,
bajo las estrellas y el viento fresco,
contigo,
las cosas buenas, las hermosas y
las no tan buenas,
las palabras, los besos, las risas y
esos momentos de sólo silencio,
mirando como si el horizonte estuviera
en la punta de nuestros zapatos,
He adorado cada instante como agua tibia
corriendo por mi espalda, como cada beso tuyo,
tu olor, tus labios y tu mirada cercana
otras veces como si viniera de muy lejos,
las cosas hermosas de la vida en ocasiones
duran poco tiempo, pero el tiempo no
debe ser nada,
no cuando hay vida y las oportunidades
de que todo, todo sea bello, existen.

Y Dios sabe que todo lo que deseo,
es un final feliz.


lunes, octubre 27, 2008

Mi Sociedad

Yo le tengo miedo a muchas cosas producto de la sociedad actual, una de esas cosas son las sociedades; quizá tenga que ver con el boom en los medios de las sociedades criminales, de las asociaciones militares subversivas, de las sociedades religiosas extremistas, las financieras, las mercantiles, las asociaciones estratégicas y las que nacen muertas.

Por otro lado, me gustaría asociarme con mi mejor amigo para abrir un restaurante en el que se venda comida italiana y sushi; con frecuencia ocurre que deseo asociarme en cuerpo y espíritu a la madre del hijo que tendríamos juntos, para cuidarlo, criarlo, amarlo y ayudarle a hacerse grande, todo un hombre, o toda una mujer.

En fin, ayer en la noche estaba sentado en el café, solo, no se cómo llegó a mi mente una bicicleta roja que tuve en quinto de primaria, de momento cerré los ojos y por poco menos que un instante reviví el momento que llegaba cansado a la casa por poner un bote de plastico en la llanta trasera de la bicicleta, para que sonara como una moto; recordé el sonido "cascabelozo" de la cadena cuando pedaleaba para atrás y lo bonita que se veía cuando recién la lavaba, con jabón y todo, como si fuera un coche.

Y no se dónde quedó, no recuerdo el momento preciso en que dejé de verla, tenerla, usarla; seguramente tuvo que ver que yo estaba creciendo y encontré algo mejor que hacer.

Algo mejor que hacer.

¿Y cuando quiero algo mejor que pensar?

¿Por qué no tuve la prudencia, el dinero o la cabeza para guardar todos esos objetos que ahora me traerían recuerdos tan bonitos? No lo hice, los he olvidado y no hay marcha atrás.

Haría una bodega grande, llena de estantes y pasillos, con etiquetas que dirían cosas como "mordida de pastor aleman nalga" y conservaría la jeringa de antibiótico; habría otra etiqueta, por ejemplo que diría "Primo hijoeputa" y conservaría en un congelador tipo vitrina, el trozo de hielo con que aquel cabrón me dió en la nuca casi dejándome inconciente.

Asimismo, conservaría el trozo de folder donde recibí el primer recado romántico bajo la etiqueta de "Taquicardia" o "Manos sudorosas"; y así, objetos y más objetos, con vínculo a lo triste, a lo alegre, vínculo a mi alma.

Crearé algún día la SOCIEDAD PROTECTORA DE OBJETOS INANIMADOS.


lunes, octubre 13, 2008

InviNsible

Ya había Twitteado algo de ésto, pero es tal mi molestia e intenso el color de mi morete que lo voy a escribir de nuevo, ya nomás en plan terapéutico.

El hijoeputa esta hecho de acrílico transparente, montado a la altura jodebrazos en un muro al lado de la puerta principal, digo, no es invisible si lo tienes frente a los ojos; lo que es impresionante lo reputa invisible que se vuelve dentro del rango visual periférico, no se ve ni mierda de buzón de quejas.

Eso es lo que me tiene frito y con el brazo derecho adolorido.

Me han dicho que desde que lo han instalado no ha habido una sola queja dentro de él, vaya sorpresa la mía, no es que sea un personal tan eficiente, !por dios no¡ sino que dudo, viendo este asunto con otra perspectiva, que nadie se haya dado un madrazo con él antes que yo, aunque sea - yo - alguien muy despistado - o pendejo -

El viernes, con la idea simple y llana de hacer que las cosas marcharan como deben, he escrito mi queja en papel, la he despositado por la ranura del buzón, de quejas.

Una queja sobre el buzón de quejas.

* Update a hoy: La queja sigue allí dentro, me vengo enterando que ese buzón tiene casi dos años que lo colocaron, nunca había recibido nada y que, para rematar, nadie encuentra las llaves desde hace casi un año, que a lo mejor se quedó con ellas un chavo que despidieron.

Hay días o momentos en que, tratar demostrar puntos con sentido del humor sólo resulta en una patada en el culo, no me sorprende que haya gente que ha perdido poco a poco su salud mental.

A ustedes, todos, les deseo menos puntos a demostrar, y mejores días.


viernes, octubre 10, 2008

El mundo me sienta raro

"...mientras piensas que deberias estar afuera saltando en la lluvia.
pero estarás adentro.

el reloj tiene prisa. el viento tiene prisa. agosto tiene prisa.
y tu?

tu no tienes prisa.

por eso el mundo te sienta raro".

- Kletova


martes, octubre 07, 2008

No chille compadre

Estaba tomando serenamente mi taza de café y leyendo el periódico de hoy ( a veces leo el de ayer, o de cualquier otro día, incluso mi horóscopo de algun miércoles de hace dos semanas, nomás para ver cómo me fue) y leo la noticia de que en Nueva Zelanda han inventado o desarrollado cebollas que no hacen llorar, todo esto me hizo pensar, al terminar la lectura del artículo, que mi capacida de asombro está un poco devaluada, no se por qué, seguramente es que ultimamente he tenido mucho trabajo y algunas preocupaciones a considerar.

Me voy a sorprender cuando lo que inventen, y que no haga llorar, sea una patada en los huevos.


viernes, octubre 03, 2008

Hot & Cold

A veces, sin motivos justos, mucho menos sensatos, pongo el aire acondicionado a 29º cuando afuera esta a 26º, me siento un rato a verlo de reojo imaginando que le he causado un problema severo de identidad.


martes, septiembre 30, 2008

Breve del día

Una compañera del trabajo me intercepta mientras huyo de Administración con una taza de café robada, me detiene y no tengo mas que diez segundos para atenderla antes de que me cachen y la bola de viejas chimosas de esa área comiencen a hablar mal de mi.

- Oye Christian, ¿sabes que se avecina una crisis gravísima?
- ¿se supone que tengo que sentir alguna diferencia a la de ahorita o cómo?

* Cómo jode el lomo la gente en la oficina.

martes, septiembre 23, 2008

Barricada mental

Tengo quizá una media hora aquí sentado, tomo café con lentitud, está calientísimo de tal suerte que aunque lo tome lento me quema rápido, lo dejo a un lado a que pierda un poco de calor. Decía pues que, no sólo he estado sentado guardando sentimientos adversos en contra de mi café, no, también he estado queriendo decir y platicar tantas cosas en un post, cosas como siempre, las que se sienten como para contarlas.

Sin embargo no, no he escrito, habiendo tantas cosas qué decir, me muestro estático ante la computadora y sus teclas, ha de ser el stress, algunos pendientes que me quitan la serenidad y ocupan mi mente de más.

Porque pudiera escribir sobre el café de la oficina, que está bueno, ya no sabe a hígado encebollado ni a cualquier otro alimento no cafecístico; también, hablar de que el día de mañana salgo de la ciudad de nuevo, otros tres días, quisiera presumir que viajo mucho, pero la verdad no puedo hacerlo, es trabajo y preferiría estar tranqui en mi ciudad, el calor no favorece la movilidad.

Tengo un compañero de trabajo que si le pagaran por hablar ganaría el triple que yo, pero, si tuviera bonos negativos por inútil, él tendría que pagar a la oficina el triple de lo que yo gano.

Tengo que salir a la calle, me lo dicen como si nada, como si estuvieran lloviendo paletas o no se que madres.


viernes, septiembre 12, 2008

Realidad es

Me despierto con un dolor de cabeza como para llamarle a Guiness Records (registro de expediente, no de disquera), y no tomé la noche anterior, es un dolor de cabeza que duele por sus propias causas.

Casi me disloco un tobillo al bajar los escalones por ir acomodándome el boxer con los ojos semicerrados, en el movimiento que hice para salvarme le di una patada a mi gato.

Enciendo la estufa y en lo que regreso con la cafetera con agua se ha apagado, no hay gas, decido tomar un vaso de leche y a mi refrigerador de 15 años de vida se le ocurre practicar el desapego con su puerta, esta cae a un lado de mis pies en un discreto estruendo seguido de una lluvia de pendejadas que van desde un frasco de mayonesa rancia, salsa de soya hasta un par de huevos.

No hay agua corriente y me tengo que bañar con agua del tinaco, hubo tormenta así que el agua no ha tenido tiempo para calentarse un poco, sentí que me daba tunda una sarta de pingüinos.

Salgo y mi coche titubea demasiado para arrancar, tanto que se descarga por completo la batería y tengo que buscar aventón.

El día siguió raro, como en contra o por lo menos sin pizca de ánimos de cooperar con mi simple causa de vivir en paz.

Pero al final del día alguien me preguntó - ¿Qué tal tu día? - y sin pensarlo respondí que habia tenido un día genial.

He pensado que en muchas ocasiones es mejor actuar o responder sin tratar de reflexionar mucho, quizá lo espontáneo no sólo es materia prima de lo auténtico, sino un buen indicador del estado que guarda nuestro espíritu.


jueves, septiembre 04, 2008

Bona Drag

¿Cómo puedo estar aquí sentado, en este café que ya conozco como la palma de la mano, sólo pensando en tus ojos miel y tu acento lejano que me ace temblar hasta las placas del coche?

Puedo, porque las circunstancias hacen que tu y yo nos estemos juntos esta noche; pero ahora, escucho una buena canción que me recuerda el domingo de la tormenta famosa y que terminó decepcionando con vientos frescos, nublados semioscuros y chipi-chipi, la tormenta tu y yo caminando en la orilla de la playa, con un par de cervezas. Las cervezas, los marlboros húmedos y los chapuzones en el mar, bajo la tela de agua, mar salado debajo de nuestras cabezas, agua y dulces besos en el aire.

Estoy tomando el café que "de cajón" me tomo, y me acuerdo de tu beso de aquella anoche, beso desvelado, tu con sueño necesitabas despertar temprano para el exámen, yo, para trabajar. He soñado muchas cosas estas últimas noches y tardes de siesta.

Por defecto sentí miedo soñarte ayer, algo ha de estarme ocurriendo por dentro, supongo que ya averiguaré qué hacer, suelo soñar cosas lejanas y yo te quiero cerca.


domingo, agosto 31, 2008

Sueño de día, pero dormido

Hoy domingo no desperté crudo a pesar de que bebi dentro de mis estándares de cantidad por noche de finde, pero no, la cosa estuvo serena en mi cerebro y torrente alcohólico.

Me levanté tarde, bajé como siempre, a tientas por no abrir bien los ojos y rascándome una nalga que, al momento de escribir esto, he olvidado cuál de las dos era; abri el refrigerador y y no habia leche - cuando no hay café real y puro instantáneo, es menester echarle un chorrote de leche para disfrazar el sabor a cacahuate quemado - huelga decir que me tomé la taza de café instantáneo malísima.

En fin, lave los dientes - los propios - rasqué un poco más la otra nalga - por defecto tiene que ser la otra al lado de la que no me acuerdo - y regresé a cama con cara de martir por haber asumido y resignado mi espíritu a beber semejante café de pacotilla.

Y dormí de nuevo.

Pasaba por el aeropuerto, eran horas de oficina aun, las 5:59 pm, me llama el Srio. Particular de El Jefe y me dice que aprovechando que ando cerca del aeropuerto, me detenga a comprarme inmediatamente un boleto para que salga a sepa-dónde a las 8:00 pm, que es algo urgente, no supe por qué, pero yo era la única solución posible para comprarlo.

Entro al aeropuerto más grande del mundo, supongo que estaba en la ciudad más grande del mundo, me perdi tanto tanto tanto que casi una hora no supe dónde estaba, entré por error a una sala que estaba siendo asaltada por un grupo de mafiosos, todos con sus metralletas (o como chingados se llamen) trajes bien fancy y actitud de, pues... mafiosa.

Me quedé todo pinche asustado, todos me apuntaron con las armas y de entre todos salió el jefe de la banda, resultó que era amigo mío de la Primaria, bajaron todos las armas y me dijo que era el mero mero de la temida Banda Panda del Sur de la ciudad y estaban atracando un envío de joyería que iba a marruecos.

Me invitó un trago mientras la policía se comunicaba con él por teléfono y altavoces, me dice que no hay pedo que me quede un rato a platicar con él; me preguntó por aquel gordo que sudaba hasta en invierno, le decían "El Coca Helada"; luego por Ariadna, una niña fresona y bonita que nunca le hizo caso por pobre y desaliñado, le dije que ahora es una chica muy descuidada en su aspecto y que al parecer tiene varios divorcios en su haber; mi amigo cuyo nombre mantengo en anonimato por razones obvias - es un sueño y no supe su nombre - sonrió y se sintió aliviado, a fin de cuentas el tiempo invirtió las cosas y ahora él es un mafioso afamado y por demás exitoso, nomás había que mirar la movilización policiaca afuera del aeropuerto; la realidad es que yo tampoco sabía nada de Ariadna, hasta precisamente una semana cuando la vi en la portada de una revista Australiana de Surf, la morra está buenísima, hermosa y es en efecto, más famosa, supuse fue prudente el cambio de versiones, sobre todo cuando un viejo amigo ahora un desconocido esta rodeado y armado.

Vi la hora, eran las sierte y media, el boleto no lo compré todo valió madres, y qué le iba a decir a mi jefe que, dicho fuera de paso, era un hijoeputa, tenía que resolver ese pedo, seguramente mi jefe ya estaba esperandome afuera o no se, como sea no recuerdo por qué los vuelos seguían y toda la vida del aeropuerto seguía normal. Curiosidades de los sueños, pensé.

Le comenté a mi amigo jefe mafioso que me tenía que ir, le di un abrazo y le expliqué el pedo internacional en el que me habia metido por quedarme a cotorrear, me dijo que no fuera tonto, que él me hacía el paro de quedarme con ellos hasta pasadas las ocho de la noche, en calidad de rehén, que total los que tenían estaban muy amargados y que bien le servía uno mas carismático, que si yo quería hasta me sacban por la ventana para salir en las noticias; así, me decía mi amigo, no había manera que mi jefe tuviera la cara para joderme el lomo por no conseguirle el boleto; no me quedó otra que darle la razón y aceptar su oferta.

Servimos un par de tragos más y platicamos de los tiempos aquellos que, a como el alcohol entraba y relacionábamos personajes de antaño fuimos sacando de la noche del olvido; sin duda tuvimos una de las pláticas más amenas en décadas.

Dieron casi las nueve de la noche y fue momento de despedirme, nos dimos un abrazo, me enseñó el saludo mafioso, intercambiamos emails y celulares, le dijo a sus secuaces que se acordaran de mi para que siempre que me tuvieran a las vista hcieran lo que fuera por mi, me dejó disparar a un mostrador y sacarle un susto a un policía descuidado en el estacionamiento.

Gritó por la ventana que estaba dejando libre a un rehén, salí por el pasillo, volteé para darle las gracias una última vez, me sonrió y leí sus labios diciendo que le saludara a Ariadana si la veía algún día.

Entre policías, reporteros, paramédicos y mi novia histérica, estaba mi jefe preguntando qué había pasado con el boleto.


viernes, agosto 29, 2008

las 2:00 pm y todo sereno

- Hace rato recordé con molestia que no puedo beber nada mientras camino, invariablemente ocurre un derramamiento; mi paso es muy telúrico u oscilatorio o algo que es así.

- Le platiqué a un amigo sobre mi estufa desnivelada que en descuidos del operador en turno tiende a deslizar las cosas suevemente al suelo. Me preguntó si estaba seguro que no era el suelo el desnivelado. No quise responder, temí que dijera que es más fácil nivelar un piso que una estufa.

- Estoy tratando nuevamente de leer un libro de Stephen Hawking sobre el origen del universo y los agujeros negros, para el caso, no le veo la diferencia, en primera instancia, entre entenderle a éste o a una vieja en ataque de histeria, sin embargo se que si realmente me esmero, tengo paciencia y aplico toda mi capacidad, podré comprender lo que dice el pinche libro.

- En lo que escribía, pendejeaba y finiquitaba mi latte frío, han dado las 2:31 pm, hay fiesta sin motivos, fiesta de la oficina, yo no voy - ya fui la anterior hace dos semanas - me voy a casa a dormir y estar fresco para pistear en la noche; comenzar a beber de día siempre me ha tratado mal a no ser que sea en la playa; luego esas crudas a las 8:00 de la noche no se sienten chidas, dicen que hay que evitar la cruda no cortando la peda, pero siempre ocurre algo que por lo menos provoca una o dos horas de no beber antes de querer seguirla, y ahí es donde revienta el hilo - y mi cabeza -


lunes, agosto 18, 2008

Breves de la vida


miércoles, agosto 13, 2008

Narcogasolineria

Imagino un día llegar a una gasolinera...

- Buenas joven, de a cómo?
- Buenas, écheme 50 pesos de la verde.
- ¿Pa usted o pal carro?

viernes, agosto 08, 2008

Un cumpleaños

A cabo de ya casi cinco años escribiendo he escrito seguramente varias veces como mi padre y mi madre eran una pareja especial, nomás por dar una refrescada (no de madre) diré que mi padre era un bohemio de hueso colorado y mi madre una hippie fresa; el tempestuoso amor que los llevó a casarse y a tenerme terminó (primero por parte de madre) cuando yo tenía pocos meses y mi jefa tomó la decisión de darme mejor vida y regresarse con sus papás que sí tenían varo y buscarse una chamba.

Desde entonces mi padre y yo nos veíamos todos los sabados sin falta alguna, siempre ansiaba que llegara el sábado porque era el día más divertido de la semana.

Yo era aún un niño de cuatro o cinco años ( no recuerdo esas fechas) y mi cumpleaños tocó en sábado; mi padre se encontró con un problema al querer hacerme una fiesta, tenía el pastel listo, los platos, servilletas, globos y toda la parafernalia de snoopy y sus amigos listos para el guateque, pero no conocía a mis amigos (a esa edad realmente no se tienen amigos sino compañeros que no conoces pero hacen las mismas idioteces que tú, porque no hay de otra) mucho menos a sus padres que, huelga decir seguramente lo odiaban por haberle hecho le vida de cuadritos a mi madre.

En esas fechas estaba de visita un primo, venía de Tijuana (un primo mío, no de mi padre) mucho mayor que yo, cosa curiosa, por cuestiones de logística reproductiva las edades no son parejas con el tipo de parentesco) y sin saber qué hacer realmente sólo cuestionaba a mi padre sobre qué procedía, qué haría él para hacer mi fiesta todo un éxito en lugar de que solamente fuera un niño, su papá, su tío y su primo escuchando Jazz, yo con fanta de naranja y ellos con tinto hasta las trancas.

Mi padre le dijo algo a mi primo, tuvo una idea y luego, según la historia viene contada por mi padre, ocurrió mas o menos lo siguiente:

Primo grande de Semidiós: - ¿Oye entonces qué vas a hacer?
Papá de Semidiós: Tengo una idea, verás deja voy a la banqueta, tú mientras ve poniendo todo listo y distrae a Christian (Semidiosito), en media hora hay party a full
Primo: ¿?... ok

Mi padre salió a la banqueta y...

~Niño caminando con bolsa de pan, rumbo a casa~

Papá: -Hey niño, ¿ a dónde vas?
Niño: - A la casa, de comprarle pan a mi amá
Papá: - Ok, mira, dile a tu mámá que hay una fiesta, es de mi hijo y hay mucho pastel y refrescos y dulces, dile que te traiga y que si quiere quedarse esta invitada.

El niño se alebrestó.

Niño: - Si si si, ahorita le digo y me trae, gracias señor!
Papá: - Oye espera, tienes amigos que quieran venir?
Niño: - Uy sí, yo tengo tres hermanitos también.
Papá: - Pos tráetelos, hay comida y dulces de sobra, anda dile a tu mamá.
Niño: YEEEI!

En media hora, habían llegado unas tres mamás (de muy buen ver, en sus veintes) con sus niños pequeños y listas para echarse sus vinos mientras sus hijos comían pastel, tragaban dulces y brincoteaban junto conmigo.

Mi primo se ligó a una mamá soltera bien linda (hay foto que me mostrará mi padre cuando lo visite en Tijuana), mi padre estuvo rodeado de todas las demás, admiraban su ternura y amor por mi al querer que tuviera un cumpleaños divertido.

Dice mi padre que nunca me había visto tan contento y alegre en un cumpleaños (mío o de quien fuera), la fiesta fue un éxito y las mamás se llevaron a sus hijos a las 10 de la noche, dejando números telefónicos y caminando con dificultad, eran los 70's, muchas cosas antes no eran mal vistas.

Al final de la jornada y cuando mi padre ya me había dejado en casa de mi madre, mi primo Joaquín y mi padre hacen recuento de hechos.

Primo: - Oye pero qué buen party de cumpleaños para Christian de aventaste, qué chingón!!!

Mi padre mientras prendía su pipa con tabaco sabor manzana y se cubría media cara con humo, respondió con fingida altanería:

- Mi querido Joaquín, ese fue un "Cumpleaños a la Polanski".


This page is powered by Blogger. Isn't yours?